Acerca de

Amenoské es un grupo de músicos que buscan desarrollar Rock and roll que vaya a la vanguardia, amalgamando todos los estilos y géneros conocidos dentro de la cultura del rock, desde el metal, el rock progresivo, el punk disonante, el grunge, el noise rock, el rock psicodélico, entre otros.

Desde su fundación hace diez años, el grupo ha recorrido toda la urbe de la ciudad de México, de dónde son originarios, para recoger todos los sonidos que esa misma ciudad genera, consolidando un estilo particular muy influenciado por la música de vanguardia de Luigi Russolo conocida como ruidísmo, generando así un rock alternativo muy permeable.

Sus letras narran la necesidad de la emancipación por parte del individuo, de las presiones a las que las grandes urbes someten a los hombres, y que a su vez pugnan por una igualdad social como una propiedad solvente para el desarrollo del individuo y su comunidad, haciendo así del nombre del grupo, la principal consiga artística: “Amenoské la distribución de la riqueza nos sea más justa, no nos callaremos”.



Manifiesto

¡Vae victus! Se escucha en nuestras tierras al caer la espada sobre la balanza, y de súbito un hechizo se hunde en los dorsos jadeantes, un conjuro cae irreductiblemente sobre los hombres que luchan y pierden; sobre todos y cada uno de nosotros, sobre nosotros los conquistados, sobre nosotros los vencidos, y al final, sobre nosotros los introyectados.

Sin embargo un hombre podrá ser vencido, pero esto no significa nunca jamás que haya sido aniquilado, y menos todavía, si éste no huye de su derrota. Se necesita mucho carácter para conservarse digno ante la derrota, mucho más, que ante la victoria; y al conseguir esto, intempestivamente, la introyección ha sido abolida de los nobles corazones, permitiendo la creación de un propio código, ipso facto cultura.

Y si ellos, los vencedores, sin vacilar declaman: “Vosotros los esclavos de la era moderna, haced pronto lo que demandamos nosotros, sus nuevos amos” Lejos de resentirnos, consiéntannos en abrazar entrañablemente la alegría con esto, y... ¡Enorgullézcanse! Nos han otorgado así el poder más grande, la clave de nuestra fuerza, la llave de nuestra libertad. Mientras ellos, “nuestros amos”, se regodean en el botín de su triunfo conformista, nosotros haremos cultura.

Mantendremos nuestros escudos, espadas y lanzas listos para la batalla, pero también tocaremos las citaras, tambores y trompetas con esplendor y ánimo combativo, tocaremos con energía sus estridentes notas para redimirnos de ese funesto conjuro, sumergiéndonos en nuestra propia voluntad de sabiduría y abandonando de golpe ese dañino afán de condescendencia con cualquier tipo de institución. Nuestra formación será totalmente responsabilidad propia, y nos volveremos así en los hacedores del mundo, en los creadores del conocimiento, en los seres de la vida; nos tornaremos más que en guerreros, también floreceremos como artistas, científicos, ingenieros, atletas y filósofos, todo en una sola carne... nuestras propias carnes. Y cuando nos percatemos de que nuestra incipiente y nueva fuerza ha sido curtida por nuestros dolores y placeres, por nuestras aversiones y pasiones, por nuestra razón y emoción, por nuestra nova cogitans, veremos a nuestros conquistadores regodeándose en su hinchada opulencia, incapaces de moverse por la acumulación de su hedor y peste, y entonces avanzaremos como una falange, con las citaras, tambores y trompetas sonando fortísimo para estimular nuestra marcha, y cuando el momento más álgido de nuestra voluntad acontezca, podremos poner nuestras espadas sobre sus obesas, caducas y palurdas barrigas declarando, ¡Vae victus!


Todo esto es verdaderamente asequible, Amenoské seas demasiado pusilánime para no desearlo con exaltación.


Discografía